El proceso de desarrollo de una aplicación móvil es muy similar al proceso de desarrollo de un sitio web, y en muchos aspectos los dos procesos están vinculados directamente entre sí. La principal diferencia en los dos procesos es que con el desarrollo de aplicaciones móviles, el diseño de cada pantalla y las funciónes que utilizaran, normalmente se desarrollan antes de que estas pantallas esten diseñadas. Siendo que las aplicaciones móviles se utilizan principalmente en los dispositivos más pequeños, esta secuencia asegura de que todas las características de la aplicación se incluyan de una forma que no este unida por las restricciones del diseño. Este paso del proceso incluye diagramas de flujo fácil de la actividad y wireframes que se analizan en detalle con los clientes para mantener la confianza en que la aplicación va a funcionar 100 % como se esperaba.

Después de que todas las pantallas y funciones se elaboran, comenzamos el proceso de diseño en el cual se trabaja directamente con el cliente para llegar a obtener una gran maqueta con funcionalidad para la aplicación móvil. Los elementos clave como las interfaces táctiles sencillas y la coherencia del branding  son siempre la vanguardia de este proceso. Los wireframes iniciales son utilizados como guías y todas las pantallas principales serán revisadas de manera visible.

Una vez que estamos de acuerdo en todos los diseños y especificaciones funcionales, comienza el desarrollo. Todas las aplicaciones móviles pueden ser directamente vinculadas a sitios web existentes o nuevas para utilizar todas las funciones, incluyendo el registro de usuarios de base de datos, los datos que se presentan, etc.

¿Qué plataformas hemos desarrollado ?

Desarrollamos para las versiones más actuales de los teléfonos Android y tabletas iOS , como iPhone y iPad.